English | French | Spanish | Deutch
1800-222-223-22 Contact@CharityhubWP.org

¿Qué debo hacer para ser salvo?

¿Qué debo hacer para ser salvo?

Esta pregunta sencilla, pero profunda, es la pregunta más importante que se puede hacer. “¿Qué debo hacer para ser salvo?” trata dónde pasaremos la eternidad después de terminar nuestras vidas en este mundo. No hay ninguna cuestión más importante que nuestro destino eterno. Afortunadamente, la Biblia es muy clara sobre cómo una persona puede ser salvo. El carcelero de Filipos les preguntó a Pablo y Silas, “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?” (Hechos 16:30). Pablo y Silas respondieron, “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.” (Hechos 16:31)

 Lee y comparte los versículos bíblicos con tus amigos en las redes sociales. ¿Quién sabe? Alguien podría estar haciendo la pregunta.

  • Creer en Jesús
    • Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. (Hechos 16:31)
    • Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)
  • Arrepentirse del pecado
    • Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38)
    • Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, (Hechos 3:19)
  • Pedir perdón
    • Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.(1 Juan 1:9)
  • Aceptar y agradecer
    • Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (Juan 1:12)
    • que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. (Romanos 10:9,10)
  • Seguir a Jesús
    • Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. (Lucas 9:23)